Maternidad consciente: Cómo la salud mental afecta a tu salud sexual

deseo sexual maternidad

Como seguramente estarás experimentando, la maternidad puede traer consigo una alegría inmensa, pero también puede ser un período de vulnerabilidad para la salud mental, lo que a su vez impacta directamente en la salud sexual de la madre.

Y es que la relación entre la salud mental y la salud sexual es especialmente significativa durante la maternidad, una etapa de profundos cambios físicos, emocionales y sociales.

¿Qué influye en el deseo sexual cuando eres madre?

Si ya te has dado un paseo por nuestro blog, habrás visto que la matrescencia, ese proceso en que todo tu ser se transforma para convertirse en una nueva persona, implica infinitos cambios que no puedes controlar: poda neuronal, fluctuación de hormonas, agrandamiento del útero, frecuencia cardíaca… pero ser conscientes de ellos te ayudarán a conocer y re-conocerte en cada momento.

Sin embargo, la matrescencia es de tal magnitud que también repercute fuera de ti. Sandra Gómez, fisioterapeuta y sexóloga, explica cómo el entorno influye en tu salud sexual desde el momento en que deseas ser madre hasta cuando ya tienes a tu bebé en casa.

Sandra Gómez

Sandra Gómez es fisioterapeuta y sexóloga, especializada en suelo pélvico y salud femenina. Destacada divulgadora en redes sociales, también participa de masterclass y entrevistas. Puedes conocer más sobre ella en su LinkedIn o siguiéndola en Instagram.

Después de ver el vídeo, piensa y sé consciente: ¿Has notado cambios en tu deseo sexual? ¿A qué crees que se debe? ¿Sabías que esto también es Salud Sexual?

Impacto de la salud mental en la salud sexual durante la maternidad

  1. Una montaña rusa de emociones: Durante el embarazo y el posparto, las madres experimentan fluctuaciones significativas en sus niveles hormonales. Estos cambios pueden afectar su estado de ánimo y bienestar emocional, llevando en algunos casos a condiciones como la depresión y la ansiedad perinatal. Estas condiciones no solo afectan la salud mental de la madre, sino que también pueden disminuir su interés y satisfacción sexual, afectando la intimidad y la conexión con la pareja.
  2. Un nuevo cuerpo: La maternidad trae consigo cambios en el cuerpo que pueden afectar la manera en que una mujer se ve a sí misma y, por ende, su autoestima. Sentimientos de inseguridad sobre el cuerpo pueden surgir, influyendo negativamente en la forma en que la madre experimenta su sexualidad, lo que puede llevar a una disminución del deseo sexual y a evitar la intimidad.
  3. Dormir es prioritario: El cuidado de un recién nacido es exigente y puede llevar a niveles significativos de fatiga y estrés. La salud mental puede verse comprometida por la falta de sueño y el estrés constante, lo que puede reducir el interés en la actividad sexual y la capacidad de disfrutarla.
  4. Nuevos escenarios de pareja: La llegada de un bebé puede cambiar la dinámica de pareja, afectando la comunicación y el tiempo dedicado a la intimidad. Si se suman problemas de salud mental no abordados, como la ansiedad o la depresión, la salud sexual de la pareja puede verse afectada, disminuyendo la frecuencia de las relaciones sexuales y la satisfacción en la relación.

Estrategias para retomar la intimidad de pareja

  1. Comunicación abierta: Una comunicación abierta y honesta con la pareja sobre los sentimientos, deseos y preocupaciones relacionados con la salud sexual y mental es fundamental. Esto puede ayudar a mantener la intimidad y comprensión mutua durante los cambios que conlleva la maternidad.
  2. Apoyo profesional: Buscar la ayuda de profesionales como psicólogos, sexólogos o terapeutas de pareja puede ser crucial para abordar los problemas de salud mental y su impacto en la salud sexual. La terapia puede ofrecer estrategias para manejar la ansiedad, la depresión y los problemas de relación.
  3. Tiempo para el autocuidado: Dedicar tiempo al autocuidado personal, incluyendo actividades que promuevan el bienestar físico y emocional, puede mejorar la salud mental y, por extensión, la salud sexual. Esto puede incluir ejercicio, pasatiempos y momentos de relajación.
  4. Educación y recursos: Informarse sobre los cambios normales en la sexualidad durante y después del embarazo puede ayudar a normalizar estas experiencias y reducir la ansiedad asociada a ellas. Acceder a recursos confiables y grupos de apoyo también puede proporcionar confort y estrategias de manejo.

La maternidad es un viaje transformador que puede traer consigo desafíos para la salud mental y sexual. Reconocer y abordar estos aspectos es esencial para el bienestar integral de las madres. La búsqueda activa de apoyo, la comunicación con la pareja y el cuidado personal son pasos clave hacia una salud mental y sexual positiva durante esta etapa vital.

Descarga Dana

Explora la Guía de Sexualidad en la app Dana y reconoce cada paso de tu maternidad. Encontrarás información práctica y actualizada para vivir tu matrescencia.